jueves, 30 de octubre de 2008

El Deporte una nueva opción



En la vida hay pequeñas o grandes cosas que nos golpean a la puerta, algunas veces de manera muy fuerte y otras son tan suavecitas que cuesta escucharlas. Ante estos avisos de que del otro lado puede haber algo podemos reaccionar con temor, asombro, sordera, etc. En el mes de mayo del año 2007 fui sometido a dos procedimientos médicos llamados ablaciones, pues si no me los realizaban tenía riesgo de vida, puesto que era poseedor del Sindrome de Wolff Parkinson White. Finalmente la segunda intervención médica resultó exitosa y los médicos lograron no sólo salvar mi vida, sino cambiármela radicalmente. Fue tan impresionante la sensación de alivio y paz que sentía adentro de mi cuerpo, pues ya no tenía taquicardia , ni palpitaciones, mareos y un sin fin de síntomas más, que decidí comenzar a hacer deporte. Los médicos me recomendaron caminar y salir a trotar, yo sin embargo corrí; gracias a la invitación de dos buenos amigos, Pablo y Raul, decidí hacer mis primeros 10 kilómetros en la Nike de Montevideo en el 2007 sin ningún tipo de preparación y a sólo cuatro meses de salir del CTI y con mi vida en un hilo. Hoy por hoy a un año de este regalo hermoso que me otorgó Dios en las manos de los médicos que me curaron corro todo lo más que puedo, no encuentro explicación a por qué lo hago, sólo sé que me siento bien haciéndolo y disfrutando de ESTE NUEVO CUERPO. En un año ya me he corrido casi todas las corridas de 10 km importantes en Uruguay, ya corrí mi primera maratón, una media maratón y he participado en casi todas las carreras de mountain bike del año pasado. Cada vez que corro, tanto a pie como en bicicleta disfruto del presente y el ahora y de esta gran oportunidad y dicha que es estar vivo junto a otros locos que corren como yo, a mi pequeña pero inmensa familia y a todos aquellos amigos y seres llenos de luz con los que me cruzo día a día. Cada ser humano puede hacer algo con su vida más allá de transitarla simplemente o esperar que llegue ese proyecto o idea que tal vez nunca baje de esa nube que cada vez está más arriba. Agradezco profundamente a los Doctores Luis Vidal, Pablo Viana (del Casmu Nº2) y al Doctor Ricardo Ruiz (de España) por esta nueva oportunidad de vivir en plenitud que me regalaron al igual que a mi familia y amigos que siempre están de manera incondicional brindando de maera generosa todo su apoyo.