martes, 18 de noviembre de 2008

Corrida del Prado en Familia









El domingo 16 de noviembre tuve la hermosísima experiencia de ver a mis hijos participar en la carrera para niños que organizó el grupo de Corredores del Prado, previo a las carreras por el campeonato. Fue una experiencia altamente disfrutable desde mucho antes, por la ansiedad previa, por el esfuerzo que demostraron los niños durante la corrida(todos en general), por sus expresiones de orgullo y satisfacción cuando les entregaron su primera medalla y por verlos rematando hasta el arco. Era genial ver esas caritas muy concentradas que a veces dejaban escapar una leve sonrisa, medio seria, mirando apenas para el costado cuando alguien les gritaba desde la vereda dándoles aliento. Creo que son momentos de esos que los niños al instante lo guardan en su "disco duro" y que los acompaña para el resto de sus vidas. Mi Hijo Mateo pasó todo su día con la medalla colgada en el cuello llevándola con mucho orgullo y mostrándosela a todo el mundo. Por eso creo que hasta una simple medalla, aunque sólo sea por llegar, y no por ser el primero, tiene un inmenso valor, que no tiene que ver con lo material, sino que el significado se lo da cada uno. Lo mismo sucede en el mundo de los adultos, las cosas que nos rodean adquieren un valor en la medida que les damos un significado, si no son simples objetos vacíos. Creo que la mejor herencia que le podemos dejar a nuestros hijos no son bienes materiales, sino momentos simples en los que aprendan a ser felices disfrutando del compartir en familia y con amigos. Fue una de las carreras que más disfruté, felicito y agradezco a la gente del prado por la idea y el esfuerzo, me hicieron a mí y a mi familia vivir un muy lindo momento que todavía sigue estando presente en todos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada