martes, 21 de julio de 2009

Video de Columbia Challenge Invierno

El estribillo de la canción que aparece de fondo en el video dice algo así como :

"somos polvo en el viento"

Cuando subimos a una bici y nos perdemos entre montes y caminos somos un poco de eso.

Fotos: Tabarez para Sayago Running, Suca Sport y Pasos del Sur

Crónica de Columbia Challenge (por Pablo Lapaz)




"Un paseo con la brújula"





Salimos de Montevideo un poco atrasados como de costumbre, dado que cada vez que los niños vienen con nosotros es otra carrerita más, el apronte, el desayuno, vestirlos, etc, en fin nuca salimos en hora cuando de niños se trata.

De camino nos avisan nuestros compañeros de Sayago Running, que estaban varados en la Interbalnearia unos kilómetros más adelante. Nos bajamos y les ayudamos a hacer el trasbordo de las bicis a otro auto, dado que uno de los coches no quería nada, solucionado el tema arrancamos raudos con los minutos contados.

Al rato nos llaman nuevamente diciéndonos que se habían quedado otra vez, pero ahora con el auto con el cual habían hecho trasbordo, aquello parecía cosa de Mandinga . Así que cuando llegamos le pedimos a Beltrán si podía retrasar unos minutos la carrera que venían unos compañeros atrás, y así fue con la mejor disposición del mundo Jorge atrasó la carrera lo más que pudo.




“Como caballos desbocados”
Era tal la desprolijidad y la locura por todos los retrasos que nos olvidábamos hasta de los mapas, por suerte Claudia más tranquila que nosotros nos los alcanzó y allá salimos a hacer nuestro Bike and Run.

Con todas estas idas y vueltas apenas nos dió para cambiarnos, cuando llegamos al arco largamos al minuto, sin haber escuchado una palabra de las explicaciones de Jorge Beltrán y sin ni siquiera saber para donde salir. Así que la estrategia era simple, prendernos a los primeros y aguantar hasta donde pudiéramos.
Y así fue, estuvimos al frente un buen rato, en séptimo lugar al comienzo y después en tercer lugar, el cual mantuvimos por un buen rato.
Yo me sentía un caballo desbocado a todo trapo y sin saber a donde ir, ni cuanta sería la distancia a recorrer, siguiendo a los punteros y con el resto de las parejas detrás a una distancia prudencial, este parecía ser el mejor lugar para empezar.
A falta de 1 Km ya comenzábamos a sentir el esfuerzo y tres parejas que venían detrás nos mandában una linda brisita en la nuca. Todo el camino habíamos corrido a 16-17 km/h y ya sobre el final habíamos bajado a 14- 15 Km/h, con dos parejas a nuestras espaldas, terminando el bike and run en quinto el puesto.

Llegamos a la Pataia, levantamos la bici de Victor y cuando nos disponíamos a salir, nos ligamos una amarilla de parte de la organización (bien merecida), pues yo no había llevado la mochila, creo que nos sumaron un poco de tiempo extra, así que la alegría se nos fue al instante.

Allá salimos a rodar por los caminos de balastro, con los mapitas que eran un adorno más, ahí pensé “pa, que le puedo decir a Victor para que no se ponga nervioso” no tenía ni la más remota idea de a donde ir, lo único que podíamos hacer era seguir a una pareja que iba delante.
Cuando me acerco para pasarlo era Carlos, otro corredor con quien habíamos participado en el Desafío Nocturno, al acercarme lo saludo, y le pregunto para donde teníamos que ir y el amigo me dió una buena mano con la orientación, o mejor dicho con mi desorientación, mientras escuchaba sus indicaciones, aquello parecía ser música para mis oídos.

A esa altura Victor y yo ya habíamos pasado a ser el pueblo judío por el desierto y el amigo Carlos ”San Moises”, la verdad que de no haber sido por él hubiésemos terminado en el Pan de Azucar, de hecho el loquillo Trillas por adelantarse con su frenesí característico, en una se metió en un camino que no era, por suerte le pegué un grito y se pegó la vuelta,” pobre Victor pensaría que yo de eso si que sabía ja ja ja”.
El asunto fue que nos prendimos como garrapatas a este buen samaritano que la tenía re clara y tenía buena disposición, era como un manantial en el desierto. Desde acá ¡MIL GRACIAS Carlos!.

Fue así que al meternos en un campo nos topamos con el PC 4, no lo podía ni creer, ya el haber llegado hasta ahí era un triunfo, la verdad si me preguntan como llegamos no tengo ni idea, pobre Victor me tenía una confianza ciega con la orientación y yo lo único que tenía claro era la silueta del amigo Carlos delante.

Al rato salimos del campo y comenzamos a rodar por un camino de balastro, detrás nuestro dos parejas venían como a unos 700 metros, “ahí si que se puso buena la cosa”, debíamos mantenernos cerca de Carlos pero perder a los que venían detrás, por momentos llegamos hasta pedalear bien agazapados no bien doblábamos y tomábamos otro camino, intentando no sobresalir con nuestras cabezas por en cima de las chircas. Aquello si que estaba bueno! Había que pedalear y de paso jugar un rato a las escondidas con la ilusión de que los que venían detrás nos perdieran, o mejor dicho se perdieran, y sí, ya éramos muchos niños para el mismo trompo. Pero como Dios no quiere cosas chanchas no hubo estrategia que pudiera con estos muchachos y un poco más adelante se dieron el gusto de alcanzarnos y sobrepasarnos.

Finalmente completamos la parte de bike and run y llegamos al PC 7, donde dejaríamos las bicis y comenzaríamos a correr, y ahí sí que se terminó de complicar.




"Buena caballo"


Como salimos sin ninguna planificación previa y habiéndonos perdido la charla de Beltrán arribamos a la zona y dijimos: “epa.... ¿pero y los championes para correr, no deberían estar acá?”, las opciones eran varias: correr descalzo, correr con zapatillas de ciclismo, o correr descalzo ja ja ja, nos miramos dudamos …mh mh y dejamos de dudar, pues no había más que correr con lo que teníamos puesto.

Ya saliendo por suerte Victor consiguió unos championes prestados con uno de la organización al que dejó descalzo, ja ja ja nuestra improvisación y rostro de piedra era pa` encuadrar, mi compañero parecía cenicienta pidiendo a los que estaban como ayudantes, desesperado un par de championes que le quedaran.

Yo pensé: “no debe de ser para tanto correr 16 Km con zapatillas”, pobre iluso yo, en los primeros pasos sobre la calle me di cuenta que la cosa no pintaría bien para nosotros. Bajamos del PC 7 sintiéndonos bastante observado por dos parejas que venían delante nuestro. Y sí como para no, yo metía un ruidaje con las trabas, que parecía un caballo con herraduras, los otros corredores miraban atónitos como diciendo: “y este loco”, mirándome a la cara como esperando un comentario de mi parte y yo no les devolvía ni un gesto, ni una palabra, les ponía una cara como diciendo: “que…. nunca corriste con zapatillas por la calle?”.

Por suerte no podía ir muy rápido y los compañeros se perdieron en la ruta 12.

Como ya me estaba cansando de patinarme con el metal decidí cambiar de estrategia, trote suave afirmándome en el talón, como eso me cansaba, probé ir por el pasto, ¡ah.... que alivio!, y de ahí en más corrí por cuanto lugar que tuviera arena o tierra, jardines, veredas, y cunetas eran mis preferidos.

Los vecinos miraban sin entender mucho, dado que mientras todo el mundo corría por la calle, yo iba muy olímpico por el pasto.

Para colmos mi compañero ya se estaba empezando a poner nervioso con el bajón de rendimiento, desquitándosela con mis zapatillas, me hubiese gustado rendir más pero un trote a seis era lo máximo que podía darle.
Por allá llegamos al PC 8, mi compañero se adelanta al PC y yo diviso una silueta a lo lejos a la cual le grito: “date vuelta un poquito que voy a hacer pis” pensando que era alguna corredora, la silueta parada en la calle muy obediente gira, cuando me acerco era un corredor varón al cual conocía, ahí me dice “bo´ me confundiste con una mujer” pa´ que vergüenza no sabía ni que decirle a aquel cristiano, como que no había mucho margen para arreglarla.

Luego con él y su pareja corrimos juntos hasta el PC 9 donde me alcanzan unos championes, aaahhhhhh…..!!!! Que alivio cuando me los puse parecía que corría arriba de un somier, a todo eso ya traía 8 km de zapatillas y hasta correr de taco alto era mejor que las zapatillas.

Pero una vez que cambiamos de calzado, nos quedamos con una bolsa de super con las zapatillas adentro y así salimos a trotar al costado de la Interbalnearia, con la bolsita de super colgada del brazo, como si viniéramos de algún mandado en la feria, pero disfrazados de deportistas.



Finalmente llegamos al PC 10 con la pareja que habíamos encontrado en el PC8, y allí había que adentrarse en un monte y buscar un número en un árbol que tenía unas cintas colgando. El premio me lo llevé yo, cuando vi ese numerito clavado en el árbol, parecía como si hubiese sacado el 5 de oro.
Una vez con el número trotamos por el monte hasta pescar la ruta 12 que nos llevaría hasta las cumbres donde habíamos dejado las bicis.

Llegamos a las bicis y ahora debíamos rodar con championes comunes en un pedal para zapatillas, la verdad que si la queríamos complicar nos salió bárbara la jugada, corríamos de zapatillas y rodábamos de championes, ja ja ja como que faltó un poquito de organización en el equipo, después de lo del domingo los pies pueden correr igual hasta adentro de un valde.

Bajamos del PC11 a todo trapo zigzagueando para un lado y para el otro con el viento en el rostro, ¡ que hermosa sensación!, en esos momentos uno revive se siente libre, suelto, y en armonía con su bicicleta y la naturaleza.





"Un final a la uruguaya"


Hicimos los últimos 6 km en bici ya con el resto y nuestras piernas que anunciaban calambres por todas partes, era como para rematar con el corazón más que con el cuerpo, y así lo hicimos, ahí es cuando uno se da cuenta del compañero que tiene al lado, nos dábamos fuerzas los dos esperando ver en la primera curva esas banderas flameando.

Salían frases como: “tamo ahí”, “hay que rematar ahora”, ”dale que no nos pueden alcanzar ahora”, “concentrate vas a ver que se te pasan los calambres”, “después de aquella curva esta la Pataia”, así terminamos a puro esfuerzo y garra, que era lo único que teníamos intacto.




Finalmente cruzamos el arco en 4 horas 11 min, en el puesto 18 de la general y en el 7 de nuestra categoría, contentos por haber hecho una buena carrera y haber conocido lugares hermosos que de otra manera estoy seguro no los podríamos haber conocido jamás, principalmente del PC 3 al PC 5, donde la parte de campo fue espectacular.
Quedó esa sensación de que con una mejor planificación y tiempo previo podríamos haber bajado unos minutos, pero dado nuestro nivel de improvisación más no se podía pedir.



Pero en el resto me quedo con lo hermoso de este tipo de carreras en donde hay que remar con un compañero, muchas veces dándole seguridad cuando uno no sabe ni lo que tiene 100 metros delante, otras veces no mostrarle cansancio, o simplemente pedirle que entienda ese cansancio, sacando aliento para el compañero cuando ya no quedan fuerzas, o frenarlo un poco para ir más con la cabeza que con el cuerpo.

Este tipo de formato: Deporte Aventura en pareja y con orientación es para mí una de las modalidades más lindas que he corrido, hasta el domingo solo había hecho una carrera de orientación y me sentí como pez en el agua, o más bien como “renacuajo en la orilla”.

Por suerte hubo gente en la vuelta que nos ayudó y alentó en todo momento, yendo y viniendo de acá para allá.

Un agradecimiento muy especial a Carlos por su ayuda, sin ella nos hubiésemos perdido en la parte de bici, a la gente de Gt Ariane y Diego que siempre andaban al costado del camino poniendo buena onda, al muchacho del carrito que le prestó los championes a Victor, o el mismo Beltrán que se quedó con nuestras zapatillas, así como el amigo Tabárez que iba y venía dando una mano a los compañeros de Sayago que arrancaron una hora más tarde.


También a mi señora, mis hijos y a Catalina por el aguante, aunque mientras corríamos disfrutaron de todos los rincones hermosos que tiene la Pataia.

Otro agradecimiento grande para mi compañero que demostó, garra, tolerancia y confianza, tres grandes virtudes que ayudan a la hora de trabajar en equipo.





En la noche del domingo cuando me acosté mi cabeza era un cine, las imágenes iban y venían por mi mente, las frases que nos dijimos con mi compañero y las que no nos dijimos también, las estrategias para poder sobrevivir a la orientación y mis pensamientos. En fin esa resaca que uno no quiere que se apague, esa llama que sigue todavía latiendo en nuestro interior.¡ Que hermosa sensación! solo se puede entender cuando se vive, de otra manera es algo totalmente intransferible.

Fotos: Tabárez (para Sayago Running) y Suca Sport

lunes, 20 de julio de 2009

Columbia Challenge Invierno (fotos resultados y nota de Suca Sport)


GACETILLA DE SUCA SPORT



Se disputó la carrera de aventura Columbia Challenge Invierno, una muy reñida competencia que hasta el final fue a puro vértigo para las tres categorías que después de más de 3 horas de competencia definieron cada uno de los podios con menos de 2 minutos de diferencia entre primeros y terceros.


Los 32 equipos largaron desde el establecimiento Lapataia fue con un bike and run de 7,5km, un competidor en bicicleta y otro corriendo salieron a completar los dos puntos de control que debían chequear en este tramo de carrera, hasta aquí la orientación con mapa y brújula fue sencilla, ya en el segundo tramo era el turno de un Mountain Bike que los llevo hasta el cerro El Peñasco y la zona norte de Punta Ballena, aquí hubieron varios equipos que erraron el camino e hicieron algunos kilómetros más de los previstos.


La punta de la carrera se alternaba entre los equipos Mileu Aventura, New Balance-Trek y el Team GT que viajaban a mucha velocidad y prácticamente juntos. Luego de algo mas de 32km de bicicleta y tras la extenuante subida a las Cumbres de Punta Ballena, comenzaba el trekking que los llevaría a la zona de Laguna del Sauce, la playa Solanas y la zona posterior del Arboretum Lussich en donde existe una gran Arenera. Fueron 3 puestos de control virtuales que se debían chequear en un recorrido tota de algo mas de 15km para aquellos que no erraron el rumbo y eligieron el camino más corto; en este sector ya se veía el cansancio y seguía la lucha por los primeros puestos, en caballeros, por escasos segundos, el equipos de Nantes y Silva se adelantaba, también en Mixtos Santa Lucia comenzaba a despegarse y en Masters los teams de Elegancia y Seguridad, El Deposito, Javiale y Marcapasos-Criollos estaban en un espacio de 80 mts alternando las posiciones en cada puesto de control y a pocos kilómetros de la llegada.


Después de este tramo de trekking se volvía a las Cumbres para tomar las bicicletas y en un corto recorrido, que a los primeros les llevo poco mas de 10 minutos, llegaban a la meta en Lapataia.


Los ganadores fueron el New Balance-Trek (Nantes-Silva) en caballeros, Santa Lucia (Aquino-Rodriguez) en mixtos y El Deposito (Barrandeguy-Fuco) en Masters.


En la llegada los esperaba un diploma finisher, un almuerzo y la posterior entrega de premios y sorteos de productos Columbia.



Felicitaciones a todos por el esfuerzo y nos vemos en la próxima,



RESULTADOS: http://www.sucaweb.com/columbiainvierno.html


Fotos: http://picasaweb.google.es/sucasports/ColumbiaDesafioInvierno2009#




FUENTE: Suca Sports.

miércoles, 8 de julio de 2009

¿Cómo vivir las horas previas a una competenca?

La capacidad de un deportista puede verse mermada o incrementada por distintos aspectos que tienen que ver con su rutina de vida durante las horas previas. Esos 2 o 3 días antes de competir, asumiendo que hubo una preparación con carga gradual durante el tiempo mínimo recomendado, son muy importantes, y deben adoptarse ciertas recomendaciones que pueden hacer la diferencia.

He aquí algunos consejos para sobrellevar mejor la exigente carga de los 10K, 21K, 42K o cualquier competencia que fuerce tus límites personales.

Comidas e hidratación

Durante las 48 horas previas a una competencia, es recomendable consumir carbohidratos, como pastas o arroz, los que pueden ser acompañados de proteínas, como carnes rojas, blancas y pescados. Si la carrera es en la mañana, la noche anterior es bueno comer un plato de pastas, y en el desayuno, hasta dos horas antes de competir, cereales con leche o fruta con cereales, y, justo antes de la competencia, carbohidratos de rápida absorción, como son las barras nutritivas, pasas, miel, jalea, chocolates, dulces, bebidas azucaradas, etc.

No es recomendable consumir grasas, frituras, comida chatarra ni caer en excesos, o comer alimentos que provoquen malestares como hinchazón, gases, dolor de estómago o te provoquen mucha sed. Obviamente, la idea es competir lo más cómodo posible.

Respecto de la hidratación, además de considerar como una “conducta de vida” injerir al menos dos litros de agua al día, las horas previas no podemos descuidar este aspecto. Ahora, si tomas agua hasta el momento de la partida, tu vejiga puede acusar recibo antes de terminar la carrera y lo pagarás caro. Lo mejor es dejar de tomar líquidos una hora y media antes de competir, y sólo ingerirlos 15 minutos antes, y en plena competencia.

Las bebidas isotónicas son ideales para recuperar a un cuerpo deshidratado, pero sólo son recomendables durante y después de la carrera, ya que antes de ésta, el cuerpo no necesita electrolitos.

Hay que recordar, que en las competencias de fondo siempre deben existir puntos de hidratación, con una separación máxima entre ellos de cinco kilómetros (que es la distancia a partir de la cual el cuerpo comienza a deshidratarse).

Elongación

Lo mejor es considerar un tiempo de calentamiento antes de la carrera; por lo mismo, no llegues muy encima de la hora.

En un proceso de calentamiento y elongación efectivo para cualquier actividad física hay pasos fundamentales que seguir. Primero, es muy importante empezar con el aumento de la temperatura corporal; esto lo logramos con un trote suave y, a medida que avanza el tiempo, aumentamos su intensidad con pequeños cambios de dirección o cambios de ritmo.

Otro aspecto en el que debemos procurar hacer una preparación efectiva es en la parte de movilidad articular de brazos, tronco y piernas. La idea es ir soltando de a poco la musculatura y articulaciones, con el fin de mejorar la irrigación sanguínea que nutrirá los músculos de una mejor manera.

Posterior a esto, se entra en el proceso de elongación muscular. “La elongación ayudará a evitar lesiones, eliminar desechos metabólicos producto del esfuerzo, mejorar la plasticidad y elasticidad muscular, aumenta la fuerza, potencia, velocidad de contracción, y, la resistencia muscular. Es importante recordar que la elongación debe realizarse con el cuerpo caliente, así evitaremos desgarros y contracturas”, señala Rodrigo Guzmán, profesor de Educación Física, Magíster en Entrenamiento Deportivo.

La elongación es muy importante no sólo para deportistas, sino también para personas sedentarias. Son innumerables los beneficios que tiene alongar: evita la aparición de lesiones degenerativas y problemas posturales, mejorando nuestra calidad de vida de las personas.

Es importante tener un circuito de estiramiento muscular. Se puede partir desde la zona con mayor musculatura, que en este caso serían las piernas, y así subiendo hasta llegar a los brazos y cuello. Para Guzmán, “cada elongación debería durar entre 20 y 30 segundos por músculo, repitiéndose en cada uno mínimo dos veces; la primera vez con una intensidad muy leve y, la segunda vez, con mayor intensidad, evitando siempre llegar al dolor muscular, ya que esto puede causar un desgarro”.

Combatir la ansiedad

Por lo general, cada persona que participa de una actividad deportiva, sea recreativa o competitiva, sufre ciclos de ansiedad ante su resultado. Para algunos, un buen resultado es ganar, para otros sólo llegar, pero todos tenemos una referencia a la que queremos vencer: otro competidor, la marca de otro, nuestra propia marca, una ubicación, etc.

Desde el punto de vista psicológico, el manejo de la ansiedad ante una competencia se asocia con el temperamento de cada persona. Para la sicóloga Sandra Panadés, “prepararse para una competencia no necesariamente significa nula ansiedad, por el contrario, mientras mayor ansiedad mayor rendimiento, aunque esa ansiedad debe estar en el pick y no desbordarse, que es cuando podemos perder el control”. Para no sobrepasar este pick podemos utilizar técnicas de relajación y autocontrol, y debemos tratar de no alterar nuestros tiempos de descanso, como las horas de sueño. La ansiedad es un buen motivador, siempre que se maneje dentro de rangos normales.

Hay que entender, que para la gran mayoría de la gente que participa en eventos deportivos masivos, como las corridas urbanas, la principal motivación es recrearse y romper límites personales, donde al único que le debemos rendir cuentas es a uno mismo.

Fuente: Revista Puro Fondo

http://www.purofondo.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=2&Itemid=2

miércoles, 1 de julio de 2009

Algo del 2009 entre Familia y Amigos !!!

Cada pedazo de cielo, cada gota que supo mojarnos, cada arroyo cruzado, un sol que supo achicharrarnos o que nos entibió en una tarde fría de otoño, una noche cerrada que no daba ni para vernos las manos, cada uno de estos rincones guarda una historia. Lleva consigo un compañero que supo rodar a nuestro lado o esperarnos a la vuelta de un camino, un amigo, una pareja, un hijo que dijo "te espero", "ahí vienen", "¿por qué demoraste?", "pero que suerte que no te pasó nada", "por lo menos no fuiste el último".

Cada pisada en la arena, cada bocanada con el último aliento para rematar y ganarle a nadie, cada remo clavado en el agua cuando las fuerzas son escasas, un arco que tarda en dejarse ver, una tarde que cae, o un sol que brilla anunciando una largada, todo guarda un recuerdo, una historia que merece ser recordada.

Una sonrisa al pasar, unos dientes apretados, un rostro adusto o una cara de victoria de algún compañero que supo ganarse a si mismo y a la vida, antes que a los demás. Un grito de un hijo en esos últimos metros, una palmada en el hombro al llegar y las gotas de sudor que ya dejaron de mojar.

Un monte con un montón de sonidos, el viento que siempre está para cuando estamos más cansados, un arroyo seco que nos regaló una caída y uno de aguas cristalinas que nos regaló su magia, un campo de mentas o repleto de bostas de vaca, lagos con patos, pájaros sedientos, caballos de pelos lustrosos y vacas que nos miraron pasar con asombro.

Todo guarda una historia que bien vale la pena volver a vivirla ..................al menos en esas imágenes que supieron quedar congeladas en el tiempo.

Este video guarda, al menos en parte, un poco de toda esa magia que encontré en cada metro recorrido y cada hora vivida en los meses de este 2009 que todavía siguen rodando.